Con los datos de 2022 en la mano, podemos concluir que el aumento de los incidentes de ciberseguridad parece un hecho imparable. Con casi un 9% de incremento sobre 2021, los más de 118.000 incidentes registrados el pasado año han marcado un récord. De todos ellos, el 52% los sufrieron las empresas, lo que invita a pensar en realizar auditorías de seguridad.

 

Un problema creciente

Plantearse auditorías de seguridad se vuelve más relevante al advertir que los casos relacionados con vulnerabilidades en materia de ciberseguridad aumentan anualmente a medida que más y más usuarios disponen de dispositivos conectados a la red.

De entre todos ellos, los más recurrentes son aquellos que tienen relación con la filtración de datos. Cada vez son más los datos sensibles, protegidos o confidenciales que terminan en manos de una persona no autorizada.

No se quedan atrás los relacionados con las vulnerabilidades de los sistemas tecnológicos. Los fallos o debilidades de los sistemas de información ponen el riesgo la seguridad de estos y de la organización a la que pertenecen.

El fraude online, que incluye incidentes de phishing, malware o ransomware, supera los 30.000 casos. Este resulta uno de los ataques más utilizados ya que se centran en el eslabón más débil de la cadena de seguridad: el usuario.

 

¿Por qué son importantes las auditorías de seguridad?

Como hemos visto, la cantidad y diversidad de ataques que puede sufrir un sistema informático es cada vez mayor. En este contexto es importante contar con herramientas que nos ayuden a eliminar, o al menos limitar, el impacto de estas agresiones sobre nuestros sistemas.

Las auditorías de seguridad, por tanto, son procesos que evalúan la seguridad de los sistemas informáticos. El objetivo es identificar y mitigar en la medida de lo posible los riesgos a los que se puede enfrentar el sistema. Se trata de buscar las posibles vulnerabilidades y proponer medidas para mitigar sus riesgos.

Auditorías de seguridad

Es importante realizar auditorías de seguridad.

Los distintos tipos de auditorías de seguridad

Para llevar a cabo el análisis de una forma pormenorizada y que garantice los mejores resultados, se deben efectuar diferentes tipos de auditorías. De esta forma nos aseguraremos de cubrir todos los posibles puntos críticos que puedan sufrir una amenaza.

Con la auditoría de vulnerabilidades se examinarán los puntos débiles de los sistemas y las posibles consecuencias que tendrían su explotación.

La auditoría de aplicaciones web revisa las conexiones de los distintos programas que acceden a internet.

Auditoría de redes, para asegurar que la compartición de información entre los equipos de la empresa se realiza de una manera segura, sin riesgo de que se filtre o termine fuera de la red.

Una auditoría de contraseñas revisa el que es uno de los puntos críticos más vulnerables. En multitud de ocasiones se dejan las contraseñas por defecto o se utilizan algunas otras que son fácilmente identificables.

La auditoría de gestión de la seguridad de la información revisa los equipos en busca de posibles vulnerabilidades.

Y, por último, pentesting. Esta es una prueba en la que se simulan ataques informáticos para comprobar la resistencia del sistema o detectar los puntos de vulnerabilidad.

 

Más vale prevenir que curar

En un entorno en el que cada año se auditan más de 20.000 nuevos tipos de ataques, realizar auditorías de seguridad debería ser una de las herramientas clave de cualquier empresa de cara a protegerse del exterior.

Gracias a estas auditorías, además, las empresas pueden cumplir con los estándares de seguridad que, en muchas ocasiones, vienen regulados desde la propia legislación. Contar con un sistema robusto y acreditado sirve, además, como una garantía de cara a clientes y proveedores.

Y es que cualquier precaución es poca ante una potencial filtración de datos confidenciales.

¿Quieres que hablemos?

info@devol.es
Tel +34 944 361 280

¿Quieres unirte a nosotros?

HAZ CLIC AQUÍ