ROBOTIC PROCESS AUTOMATION

Robotic Process Automation es la tecnología que permite utilizar software para imitar la mayoria de las acciones de un usuario en su puesto de trabajo. Los robots utilizan el interfaz de usuario para capturar datos y manipular aplicaciones como lo hacen los usuarios. Interpretan, activan respuestas y se comunican con otros sistemas para realizar una gran variedad de tareas repetitivas, con una diferencia, un robot software puede operar durante 24 horas ininterrumpidamente y comete cero errores.

RPA no es una tecnología intrusiva sino que se adapta a los entornos y sistemas existentes y convive con ellos como la hace un usuario cualquiera, en este caso virtual.

La evolución RPA está focalizada en la incorporación de capacidades basadas en tecnología cognitiva e inteligencia artificial. RPA será posiblemente uno de los principales canales de introducción de la inteligencia artificial en las empresas.

Un robot, no para, ni comete errores.

AUTOMATIZACIÓN COGNITIVA

La automatización cognitiva lleva la inteligencia artificial a la cotidianidad del puesto de trabajo, realizando tareas que hasta hace poco el software no podía hacer: aprender, encontrar patrones complejos en millones de datos; extraer información de textos no estructurados; detectar sentimientos, …

La automatización cognitiva combina e integra RPA con otras tecnologías como intelligent optical character recognition (OCR), machine learning (ML), natural language processing (NLP), AI computer visión y analytics, y permite automatizar procesos complejos monitorizando los resultados y el ROI de las inversiones.

La automatización cognitiva crea puestos de trabajo donde robots y personas complementan y potencian sus capacidades. Es una nueva y avanzada concepción del trabajo en el camino hacia la hyperautomatización.

La combinación de RPA e IA permite que los robots entiendan los más variados tipos de facturas, clasifiquen y extraigan datos de PDFs, de contratos, escrituras públicas, artículos…

Process mining es una técnica BPM que genera, a partir del análisis de datos, una definición gráfica del proceso real, tal cual se realiza, y lo compara con el teórico. El análisis de los logs de los sistemas (ERP, CRM, …) permite identificar y modelar automáticamente los procesos y ver cómo los usuarios interaccionan con los sistemas. Estos procesos pueden optimizarse eliminando cuellos de botella, redundancias o estableciendo, por ejemplo, work flows más eficientes. Finalmente, las herramientas de process mining generan scripts RPA que simplifican y aceleran la construcción de nuevos robots.

La mayor parte de los proyectos de robotización actuales automatizan procesos internos de la compañía o back office. Sin embargo, capacidades de la IA permiten mejorar la experiencia de usuario, detectar estados de ánimo, pronosticar comportamientos, …, funciones todas ellas de gran utilidad para mejorar los sistemas de front office.

BENEFICIOS RPA

RPA es una tecnología que ha llegado para quedarse. Robotizar permite:

  • Incrementar la productividad de los equipos de trabajo al incorporar una fuerza de trabajo virtual.
  • Eliminar los errores garantizando el cumplimiento de normas, regularizaciones, compromisos de servicio, …
  • Controlar la ejecución de los procesos a través de las utilidades de monitorización.

  • Suprimir la realización de actividades sin valor añadido.
  • Mejorar y prolongar la vida de los sistemas de información existentes eliminando gaps operativos y funcionales.
  • Crear puestos de trabajo eficientes, focalizados en ampliar y mejorar el aprovechamiento de la capacidad humana.

Un robot puede diseñarse e implementarse en unos días o semanas dependiendo de la complejidad del proceso y de las reglas que lo gobiernan. Robotizar es un ejemplo perfecto de aplicación de metodología Agile. El beneficio se percibe de forma rápida, controlando en todo momento el ahorro y la inversión.

Un proyecto de robotización se amortiza en unos pocos meses y crea ventajas competitivas, aquellas que aporta la fuerza de trabajo virtual.